Escaneo 3D, 5 claves que no conoces

Escaneo 3D, lo que no sabías

Conocer los entresijos del funcionamiento de esta tecnología tan actual es todo un descubrimiento fascinante. Custom 3D es una empresa especializada, tanto en el escaneo como la impresión 3D, además de otros servicios como la soldadura láser y el grabado por la técnica homónima.

Curiosidades del proceso de escaneado

La calidad de nuestros servicios es bien conocida, por eso queremos adentrarnos en los secretos del escaneo. Veamos 5 curiosos puntos que no conocías sobre esta técnica.

1. Hacen falta varias tomas para reconstruir en 3D un objecto

Uno de los detalles que más llaman la atención es que el escaneo no se hace de una sola pasada. Lejos de la parafernalia de las películas, el proceso es complejo y suele requerir varias tomas del objecto en cuestión. Se hacen desde distintas perspectivas, para poder llegar a todos los rincones y captar todos los detalles.

2. La reconstrucción 3D no sale directamente en pantalla

El escaneo 3D es un proceso con varios pasos: escaneo, alineado, reconstrucción, modelado. Lo que se consigue en cada pasada es una nube de puntos. Uniéndolos se reconstruye el objecto, mediante software especializado. Siempre hay que repasar, para ver que todo coincide con el modelo original y no quedan puntos perdidos, capas repetidas o adiciones, fruto de una chapuza en la reconstrucción digital. Hay mucho de arte, no todo es automático.

3. El objecto se escanea, el color se añade luego

El escáner 3D trabaja con coordenadas de longitud, no de cromatismo. Al final, el color se consigue gracias a la correlación entre puntos y colores que se les asignan. El factor humano es muy importante en el proceso. Como ves, tanto durante la alineación y reconstrucción como el coloreado del modelo digital.

4. Escanear para deconstruir

Si pensabas que solo se escaneaba para reproducir un artículo, ahora ya sabes que también se hace para investigarlo con ingeniería invertida. Conociendo su apariencia final, se escanea para poder desmontarlo y poder reproducir el proceso desde las piezas sueltas al montaje final.

5. El tamaño no importa

Adaptando el escáner y la técnica, conseguimos modelos 3D de pequeñas piezas y de edificios. Es una tecnología adaptable que se aplica a estructuras de diversos tamaños con igual resultado: un modelo digital manejable y fiel al original.



Deja un comentario

uno × tres =