Las ventajas de las impresoras 3D para las empresas

La impresión 3D ha supuesto un antes y un después en muchísimos nichos de mercado que, repentinamente, encuentran en esta herramienta una manera de mejorar su productividad y de realizar su trabajo a una mayor velocidad. Se trata, en definitiva, de un avance tecnológico con una multitud de posibilidades. Sin embargo, quedan todavía muchas empresas que no conocen todas las posibilidades que se ofrecen. Estas son tan solo algunas de ellas.

Mayor innovación

Es una excelente manera de realizar estudios en un tiempo reducido. Una empresa de diseño de materiales, de planificación de diseños y demás puede utilizar este método para comprobar la fiabilidad de sus ideas y de sus futuros productos. Crea modelos rápidamente para poder trabajar sobre ellos e ir identificando sus fallos y sus aciertos.

Personalización

Siguiendo con la idea anterior, estas máquinas ofrecen una posibilidad de personalización extrema. Hasta el punto de que se pueden producir diseños exclusivamente para un uso. Antes la producción era algo en cadena, de manera que no resultaba económicamente rentable crear un solo producto. Ahora en cambio ya no es así, y se pueden producir de manera individual diferentes objetos, piezas y demás. Esto supone, en definitiva, una mayor personalización en el trato de las empresas con su público.

Velocidad de producción

Este tipo de tecnología permite crear un nuevo modelo productivo. Piezas por separado, individuales y en pocas horas. Esa es precisamente una de sus ventajas. Si se introduce un diseño adecuado, la impresión 3D puede producir prácticamente cualquier tipo de estructura o de elemento, y hacerlo a una velocidad más acelerada que los métodos más tradicionales de fabricación y de producción.

Reducción de costes

Sencillamente es necesaria una máquina y, en la mayoría de casos un único material. No hace falta un equipo de trabajo ni una sala llena de herramientas que puedan producir una pieza. Ahora, en un solo aparato se guardan todos esos elementos, y la ventaja, entonces, es que el peso pasa hacia el diseño, que llega a producir elementos mucho más sofisticados, ya que al reducir los costes de producción se puede invertir en los de creatividad y de diseño.

En conclusión, las impresoras 3D se han convertido en uno de los avances tecnológicos más importantes del siglo. Estos son solo algunos de los ejemplos de la relevancia que pueden tener para la mayoría de empresas que se animen a emplearlas.



Deja un comentario

2 × uno =